bronquitis aguda

Conozca lo que necesita saber de la Bronquitis aguda

Cuando empieza el frío, comienza también la época de enfermedades respiratorias y es común escuchar tos y estornudos en nuestro entorno más cercano. La clave para evitar estas enfermedades es la prevención, pero también es relevante conocer de qué se trata cada una, sus causas y síntomas para actuar rápidamente en caso de emergencia.

Una de las enfermedades más comunes durante el otoño-invierno es la Bronquitis aguda, que consiste en una inflamación de los bronquios (árbol traqueobronquial) producida generalmente por infecciones virales, exposición a agentes ambientales irritantes y alergias.  Si bien el diagnóstico debe ser hecho por un médico, es importante detectar los síntomas y estar atentos para acudir por asistencia médica, exámenes en caso de ser necesario y por supuesto, un tratamiento específico.

 

 Síntomas

Uno de los primeros síntomas de la Bronquitis aguda es la tos, seguida por dolencias tales como dolor de cabeza, dolores musculares y malestar general. En muchas oportunidades, estos síntomas pueden ser acompañados por congestión nasal, estornudos, fiebre e incluso sibilancias, que son esa especie de silbidos que se escuchan al inhalar o exhalar.

Generalmente, la tos en una Bronquitis aguda es seca, pero transcurridos algunos días se produce una expectoración mucosa que luego se hace purulenta. Su duración puede ser variable, pero en aproximadamente la mitad de los casos dura 3 semanas y en un cuarto de ellos, puede sobrepasar el mes. Debido a lo prolongado de este padecimiento, es normal que aparezcan dolores en el tórax y/o dolores dorsales que se deben principalmente a inflamación o desgarro de algún músculo. La buena noticia es que después de dos semanas, lo más probable es la tos disminuya tanto en intensidad como en frecuencia.

 

Principales factores de riesgo

Si bien las Bronquitis agudas se presentan principalmente en otoño-invierno, pueden desarrollarse en cualquier época del año, como por ejemplo en primavera debido a las alergias. Es importante reconocer los síntomas y acudir a un médico para que indique los medicamentos que se adecuen a cada caso en particular.

Conviene tener en cuenta que las personas fumadoras con Bronquitis aguda, tienen mayor probabilidad de presentar una tos más intensa y prolongada.

 

Tratamiento

La Bronquitis aguda en su gran mayoría es de causa viral, por lo que no se requiere la administración de antibióticos y basta con remedios para la bronquitis que permitan aliviar los síntomas. Sin embargo, la administración de antibióticos dependerá de los riesgos que tenga el paciente en caso de presentar complicaciones, y es una decisión que debe ser siempre tomada por un médico, ya que el uso de antibióticos sin indicación médica puede traer consecuencias negativas como gastritis, diarrea, vómitos, dolor abdominal o alergias.

Es importante recordar que el uso de antibióticos sin motivos, puede generar resistencia bacteriana, lo que significa que se va haciendo cada vez más difícil eliminar las bacterias debido a que desarrollan mecanismos para resistir.  

Se debe visitar a un médico en caso de

1.- Fiebre durante más de 2 días.

2.- Sensación de malestar generalizado.

3.- Síntomas de gravedad como compromiso de conciencia, dificultad respiratoria, etc.

4.- Tener alguna enfermedad crónica como diabetes, problemas cardiovasculares, reumatológicos, pulmonares, entre otros.

5.- Tos persistente por más de 3 semanas.

6.- Expectoración con sangre.

7.- Ruidos al respirar.

 

Siguiendo el tratamiento indicado por el médico y tomando los medicamentos correctamente, la recuperación debiera ocurrir en pocas semanas. Si la Bronquitis aguda se repite con frecuencia, es importante informar de esto al médico porque podría tratarse de alguna enfermedad crónica que se está manifestando a través de estos síntomas.

*El contenido de este artículo sólo cumple la función de informar, no sustituye ni reemplaza el consejo y/o las órdenes del médico tratante relacionadas con su salud, tratamiento o medicamentos que hayan sido recetados.