efecto celulares en los ninos

El efecto de los celulares en los niños y cómo hacerle frente

Los niños de hoy en día son nativos tecnológicos y usan smartphones todos los días. Aunque es un fenómeno reciente, hay ciertos efectos de los celulares en menores que son previstos por la comunidad científica. Revise aquí cuáles son esas posibles repercusiones y cómo evitarlas.

Los teléfonos inteligentes fueron muy recientemente incluidos en la vida diaria de adultos y jóvenes. Por lo mismo, el efecto de los celulares en los niños aún no es claro a mediano y largo plazo. Si bien existen consensos científicos sobre qué consecuencias puede traer el uso de teléfonos con relación al comportamiento en las redes sociales, las investigaciones que han abordado estos temas no son concluyentes. Los especialistas llaman a un uso responsable de los celulares, pues utilizados de manera consciente podrían proporcionar beneficios a los niños.

 

¿Qué dicen los especialistas sobre el uso de celulares en los niños?

La masificación del uso de móviles inteligentes es relativamente reciente, por lo que los resultados que ofrecen las investigaciones no son concluyentes. A conciencia de esto, los estudios que revisan el efecto de los celulares en los niños se acercan a varios consensos sobre sus repercusiones en la salud infantil, así como también en su desarrollo cognitivo y social. Estas consecuencias negativas se deben tanto al teléfono como aparato, en cuanto emite radiación, así como también por la exposición a redes sociales. Algunos de estos efectos, son (mencionados por Fowler y Jones (2017)):

  • Malestar crónico en las articulaciones de los dedos y la muñeca.
  • Pérdida de las capacidades auditivas.
  • Daño permanente en la visión.
  • Dolor muscular.
  • Infertilidad masculina y femenina.
  • Trastornos de la memoria y el comportamiento (incluyendo sociabilización).
  • Trastornos del sueño.
  • Accidentes.
  • Adicción y ansiedad.

Estos resultados, recalcan los académicos, demuestran ciertas tendencias pero aún hacen falta más investigaciones.

 

¿Por qué no se sabe con exactitud cuáles son estos efectos?

Debido a que hace tan poco fueron incluidos los teléfonos inteligentes en nuestra vida diaria, no hay estudios que den cuenta de las consecuencias a largo plazo del efecto de los celulares en los niños (American Academy of Pediatrics, 2016). El llamado de la comunidad científica es seguir impulsando estas investigaciones en diferentes poblaciones para entender qué consecuencias puede traer el uso frecuente de teléfonos en niños.

En este sentido, un estudio presenta la relación entre el uso de celulares en jóvenes y una baja calidad del sueño (Amra B., Shahsavari A., Shayan-Moghadam R., et al. 2016), pero esta investigación no es concluyente pues se llevó a cabo en un país de Medio Oriente con condiciones específicas para ese territorio. Es necesario explorar el efecto de los celulares en los niños en diferentes comunidades para entender mejor sus consecuencias.

 

 ¿Qué precauciones puedo tener para prever estos posibles efectos?

Los especialistas sugieren regular el tiempo de uso del teléfono en niños, pero también tener conciencia sobre los contenidos que se consumen y la manera en la que son consumidos. Estas precauciones tienen tanto que ver con la exposición a la radiación cómo con la inmersión en redes sociales. Los consejos para evitar la radiación de los teléfonos son (American Academy of Pediatrics, 2016):

  • No pegarse el celular a la oreja al sostener una llamada.
  • Evitar llevar el aparato sobre el cuerpo, con énfasis en no traerlo en bolsillos.
  • La potencia de la radiación celular aumenta mientras menos señal tiene el teléfono, porque “se esfuerza más” por funcionar. Evite realizar llamadas en estas condiciones.
  • Prefiera siempre el altavoz o manos libres.

Respecto a la experiencia del teléfono móvil, se aconseja (Carrasco et al., 2017):

  • Debe regularse el dispositivo por sobre el niño. Evite aplicaciones que lo expongan a publicidad.
  • Vincular el dispositivo con la educación para que no se convierta en un artefacto meramente recreativo.
  • No permitir al niño pasar todo el día en el teléfono.

Otras recomendaciones:

  • Se debe evitar la exposición en los niños menores de 18 meses.
  • Entre los 18 a 24 meses de edad se deben elegir programas adecuados y verlos en compañía de un adulto para ayudarlos a discernir lo que están viendo.
  • Entre 2 a 5 años uso máximo de 1 hora al día de programas para niños, supervizado por los padres.
  • Sobre los 6 años, los padres deben establecer límites coherentes sobre el tiempo (max. 2 horas en día de semana) y el tipo de contenido que usan, sin que su consumo altere el sueño, actividad física y otros comportamientos básicos para la salud.
  • Tratar de incorporar el celular propio después de los 12 años.
  • Usar celular sin clave o con clave conocida por los padres.
  • Apagar el celular en la noche y cargar fuera del dormitorio.
  • No publicar todo lo que hacen y tener cuidado con los posibles fraudes y acoso.
  • No llevar al colegio.

A pesar de que la omnipresencia de esta tecnología sea alarmante, su impacto no es puramente negativo en el desarrollo de los niños ni tampoco de la sociedad. Por lo tanto, el uso de estos dispositivos de una manera responsable puede ser beneficioso para el desarrollo intelectual y social del niño.

 

Fuentes

American Academy of Pediatrics. “La radiación de los teléfonos celulares y la salud de los niños: lo que los padres deben saber”. Healthy Children. 7 de Junio del 2016. https://www.healthychildren.org/Spanish/safety-prevention/all-around/Paginas/cell-phone-radiation-childrens-health.aspx (Último acceso: 22 de Mayo del 2019).

Amra B., Shahsavari A., Shayan-Moghadam R., et al. “Associação entre o sono e uso noturno de celular entre adolescentes”. Jornal de Pediatria, v. 93 n. 6. 13 de Diciembre del 2016. http://www.scielo.br/pdf/jped/v93n6/pt_0021-7557-jped-93-06-0560.pdf (Último acceso: 22 de Mayo del 2019).

Carrasco Rivas F., Droguet Vocar R., Huaiquil Cantergiani D., et al. “El uso de dispositivos móviles por niños: entre el consumo y el cuidado familiar”. Cultura Hombre Sociedad, v. 27 n. 1. 31 de Julio del 2017. https://scielo.conicyt.cl/pdf/cuhso/v27n1/0719-2789-cuhso-27-01-00108.pdf (Último acceso: 22 de Mayo del 2019).

Fowler J. y Noyes J. “A study of the health implications of mobile phone use in 8-14s”.DYNA, v. 200 n. 84. 26 de Enero del 2017. http://www.scielo.org.co/pdf/dyna/v84n200/0012-7353-dyna-84-200-00228.pdf (Último acceso: 22 de Mayo del 2019).

Wagner R, et tal. “Smartphone-Related Accidents in Children and Adolescents: A Novel Mechanism of Injury”. Pediatr Emerg Care. 2019 Mar 22. doi: 10.1097/PEC.0000000000001781. [Epub ahead of print]

Ihm J. Social implications of children's smartphone addiction: The role of support networks and social engagement. J Behav Addict. 2018 Jun 1;7(2):473-481. doi: 10.1556/2006.7.2018.48. Epub 2018 Jun 5.

Makin S. Searching for digital technology's effects on well-being. Nature. 2018 Nov;563(7733):S138-S140. doi: 10.1038/d41586-018-07503-w.

Chindamo S1, et tal. Sleep and new media usage in toddlers. Eur J Pediatr. 2019 Apr;178(4):483-490. doi: 10.1007/s00431-019-03318-7. Epub 2019 Jan 16.