glaucoma cronica

Glaucoma crónico, el ladrón silencioso de la vista

Prácticamente sin síntomas durante las primeras etapas, el glaucoma crónico es un conjunto de enfermedades que dañan el nervio óptico generando un deterioro visual que puede incluso llegar a la ceguera. La buena noticia es que, si se trata a tiempo, es posible proteger la salud de los ojos y evitar daños mayores.

Precisamente porque no se acompaña de síntomas durante las primeras etapas de la enfermedad, el glaucoma ha recibido el curioso apelativo de “ladrón silencioso”, y en la actualidad constituye la segunda causa de ceguera irreversible en todo el mundo.  En Chile, según cifras del Minsal, se estima que el año 2013 había entre 83.000 y 142.000 personas con glaucoma, y de ellas al menos la mitad ignoraba que tenía la enfermedad.

 

Detección del glaucoma crónico

Si no se tiene síntomas, una buena forma de detectar la enfermedad es someterse regularmente a exámenes de los ojos.

La detección temprana es clave para proteger la visión y para prevenir o minimizar el daño que provoca el avance del glaucoma. Pero ¿cuándo y cada cuánto deben realizarse los exámenes? La recomendación varía según la edad:

  • Antes de los 40 años, cada 2 – 4 años
  • Desde los 40 años hasta los 54 años, cada 1 – 3 años
  • Desde los 55 años hasta los 64 años, cada 1 – 2 años
  • Después de los 65 años, cada 6 - 12 meses

 

Un examen integral incluye los siguientes elementos:

Si una persona tiene factores de riesgo es importante que se evalúe todos los años, o al menos cada dos, si ya ha cumplido los 35 años.

 

Tienen mayor riesgo de desarrollar glaucoma crónico las personas que:

  • Tienen más de 40 años
  • Tienen familiares que padecen glaucoma
  • Son de origen africano o ascendencia hispana
  • Tienen alta presión al interior del ojo
  • Tienen  hipermetropía  o  miopía
  • Han tenido una lesión en el ojo
  • Tienen córneas  que son delgadas en el centro
  • Tienen adelgazamiento del nervio óptico
  • Tienen diabetes

Aunque no existan síntomas de glaucoma, es importante consultar con un especialista cuando están presentes uno o más de los factores de riesgo antes mencionados.

 

Tratamiento del glaucoma crónico

La importancia de una detección temprana radica en que el tratamiento es muy efectivo durante las primeras etapas, y puede aminorar o retrasar significativamente el progreso de la enfermedad. Dicho tratamiento puede incluir medicamentos, cirugía láser, cirugía convencional o una combinación de ambas.

Actualmente se dispone de diversos medicamentos para tratar el glaucoma, la mayoría de ellos en gotas oftálmicas. Es muy importante recordar que aun sin síntomas, no se debe interrumpir el uso de las gotas ya que el tratamiento no tendrá los resultados esperados.

Siga siempre las indicaciones médicas y asegúrese de comunicar a su especialista cualquier otro medicamento que pudiera estar tomando, o cualquier tipo de alergia que usted presente.

Recuerde que el tratamiento del glaucoma es un esfuerzo compartido: el oftalmólogo siempre recetará el tratamiento más adecuado para cada caso en particular, pero el paciente debe perseverar en el cumplimiento de las indicaciones, asistir a los controles y despejar cualquier duda que pudiera surgirle en relación al tratamiento y al cuidado de la vista.

 

*El contenido de este artículo sólo cumple la función de informar, no sustituye ni reemplaza el consejo y/o las órdenes del médico tratante relacionadas con su salud, tratamiento o medicamentos que hayan sido recetados.

 

 

Referencias

Centro de la Visión Clínica Las Condes. Glaucoma. s.f. https://www.centrodelavision.cl/EDUCACION-AL-PACIENTE/PATOLOGIAS/GLAUCOMA (último acceso: 24 de junio de 2018).

Fisterra. Glaucoma. 19 de abril de 2018. https://www.fisterra.com/guias-clinicas/glaucoma/ (último acceso: 24 de junio de 2018).

Medline. Glaucoma. 2 de febrero de 2018. https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001620.htm (último acceso: 24 de junio de 2018).