que son los accidentes cerebrovasculares

¿Qué son los accidentes cerebrovasculares?

Los accidentes cerebrovasculares o ataques cerebrales son una emergencia médica. Estos se pueden producir a causa de factores preexistentes, pero están fuertemente ligados a las condiciones de vida personales. Revise en este artículo de qué se tratan y qué hacer para evitarlos.

 

Un accidente cerebrovascular ocurre cuando la sangre deja de irrigar al cerebro, lo que puede ocurrir por un coágulo en una placa de colesterol o una hemorragia interna. En cualquiera de los casos, tiene gravísimas consecuencias para el individuo que lo padece ya que significa el riesgo de muerte de células cerebrales. Cuando ocurren, los accidentes cerebrovasculares se presentan llamativos síntomas que permiten dar cuenta de su aparición para así acudir a tiempo a un centro asistencial. Aunque hay condiciones médicas que los fomentan, como los aneurismas (ensanchamiento o abombamiento anormal de una parte de una arteria), están fuertemente vinculados al estilo de vida personal. Entre las principales conductas de riesgo que provocan un accidente cerebrovascular, la drogadicción, la obesidad y el sedentarismo son causas más bien comunes entre los pacientes.

 

¿Qué es un accidente cerebrovascular?

El accidente cerebrovascular, también denominado como ataque cerebral, es una emergencia médica que ocurre cuando el flujo de sangre hacia el cerebro es interrumpido. Se trata de un evento sumamente riesgoso ya que la falta de oxígeno y nutrientes rápidamente produce la muerte de las neuronas cerebrales (Mayo Clinic, 2018). En Chile, son más frecuentes en mujeres que en hombres.

 

Hay dos tipos de accidente cerebrovascular: los de carácter isquémico y de carácter hemorrágico. La diferencia entre estos tipos de ataques está en las causas que los producen.

 

Un accidente cerebrovascular isquémico es aquel que se produce cuando un vaso sanguíneo ligado al cerebro es bloqueado por un coágulo, lo que puede suceder por una trombosis (Shelat, 2018). Se le llama trombosis, o accidente cerebrovascular trombótico, a la formación de un coágulo en una arteria cerebral ya estrecha por el colesterol de una placa de aterosclerosis mientras que, en una embolia, o accidente cerebrovascular embólico, un coágulo formado en otra parte del cuerpo, en especial al interior del corazón, es arrastrado por la sangre hasta las arterias cerebrales.

 

A diferencia de los isquémicos, los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos son provocados por la ruptura de un y consiguiente sangrado de un vaso sanguíneo conectado al cerebro. Este tipo de accidentes son comúnmente conocidos como derrames cerebrales.

 

Hay ciertas condiciones previas que aumentan el riesgo de sufrir un accidente de estas características, como un aneurisma o una malformación arteriovenosa. Sin embargo, los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos representan la menor parte de los ataques cerebrales, apenas un quinto del total para estas emergencias (Red Hospital Clínico UCh, 2019).

 

¿Cómo darse cuenta de que está ocurriendo un accidente cerebrovascular?

Ya que el accidente cerebrovascular es una emergencia médica, se debe recurrir a un centro asistencial apenas se presenten los síntomas que permiten sospecharlo. Los más notorios son:

  • Dificultades en la comunicación, que se materializan en imposibilidad para producir y entender el habla.
  • Dificultades en la visión, que puede nublarse o desenfocarse, ver doble e incluso cegarse.
  • Dolor de cabeza repentino, junto con mareos, vómitos, y pérdida de conciencia.
  • Parálisis corporal, frecuentemente en el rostro y las extremidades. Este síntoma tiende a aparecer en un solo lado del cuerpo.
  • Pérdida del equilibrio y la coordinación al caminar.

 

¿Qué factores aumentan las posibilidades de sufrir un accidente cerebrovascular?

El riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular aumenta a causa de factores relacionados con condiciones médicas y del estilo de vida. Estos factores son muy similares a aquellos que predisponen a un ataque cardíaco. Al tenerlos en consideración, se puede reducir el riesgo de padecer un accidente cerebrovascular. Algunos de estos factores corresponden a:

  • Alcoholismo.
  • Presión alta (hipertensión arterial) Colesterol elevado.
  • Apnea del sueño.
  • Consumo de cocaína y metanfetamina.
  • Diabetes.
  • Otras enfermedades cardiovasculares.
  • Obesidad.
  • Sedentarismo.
  • Tabaquismo.

 

Los accidentes cerebrovasculares son una grave emergencia médica que requiere atención inmediata. Estos producen síntomas muy notorios que facilitan su reconocimiento para acudir a un profesional. Este tipo de ataques están fuertemente ligados al estilo de vida, por lo que una recomendación médica al respecto es evitar las conductas de riesgo, como el sedentarismo, el tabaquismo y la drogadicción, para no aumentar las posibilidades de padecer una de estas severas complicaciones.

 

Referencias:

Mayo Clinic. “Accidente cerebrovascular”. 26 de Octubre del 2018.

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/stroke/symptoms-causes/syc-

20350113 (Último acceso: 21 de Junio del 2019).

Red Hospital Clínico de la Universidad de Chile. “Accidente cerebrovascular”. Neurología

y neurocirugía. https://www.redclinica.cl/plantilla/especialidades/neurologia/patologias-

que-trata/accidente-cerebrovascular.aspx (Último acceso: 21 de Junio del 2019).