salud cardiovascular como llevar una vida sana bienestarsaval

Salud Cardiovascular: ¿Cómo llevar una vida sana?

¿Este artículo fue útil? 11



Los factores de riesgo asociados a las enfermedades cardiovasculares son los que se relacionan a una mayor probabilidad de sufrir estas enfermedades, entre otros el colesterol, diabetes, hipertensión, tabaquismo, herencia genética, estrés, obesidad y sedentarismo. Existen algunos de ellos, que se pueden evitar o controlar para disminuir el riesgo de sufrirlas. Este artículo destaca algunas de las recomendaciones que podrían servirle para tener un sistema cardiovascular más sano.

 

El riesgo de no preocuparse de su sistema cardiovascular

Junto con los factores hereditarios y etarios que afectan la salud cardiovascular, también hay factores de riesgo que dependen de su estilo de vida. Se trata de malos hábitos que, de prolongarlos, podrían llegar a perjudicar su salud. Dentro de ellos se encuentran el sedentarismo, la mala alimentación, consumo de tabaco y alcohol, aumento del peso corporal, estrés, entre otros.

Sostener un estilo de vida con malos hábitos significará que se dañarán las arterias con ateroesclerosis y en el corto o largo plazo, la aparición de distintas patologías cardiovasculares. A su vez, estas enfermedades, junto al poco control sobre sus factores de riesgo, podrían favorecer el desarrollo de otras enfermedades. Afortunadamente, es posible controlar esta situación.

 

¿Qué hacer para tener un buena salud cardiovascular?

A continuación, se presentan nueve recomendaciones para llevar un estilo de vida saludable y disminuir el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular o evitar su agravamiento:

  1. Alimentación saludable para su corazón y arterias: alimentarse bien es nutrirse. El funcionamiento del cuerpo requiere una alimentación cardiosaludable, natural y alta en nutrientes. Preocúpese de consumir más frutas y vegetales, pescado, carnes magras. Recuerde restringir el uso de sal, azúcares y alcohol.
  2. Dedique al menos 30 minutos diarios a la actividad física: si el sedentarismo consiste en el constante estado de reposo, para romperlo solo necesitará moverse y activarse. Elija la actividad física que más se adapte a su condición. Camine, corra, baile, juegue al aire libre. Todo tipo de actividad es válida, mientras considere algo de exigencia para su cuerpo.
  3. Evite el tabaco: según la OMS, tanto los consumidores como las personas expuestas al humo del tabaco, fumadores pasivos, corren el riesgo de enfermar y de morir por su causa. Si no por el tabaco mismo, sucederá por enfermedades asociadas e infecciones que empeoran por su humo.
  4. Controle su peso: una forma casera de controlar el índice de masa corporal es con una balanza. Programe su uso para que sea continuado y no olvide identificar los cambios. Pero, primero, consulte con su médico cuál es su peso ideal y cómo alcanzarlo.
  5. Vigile la grasa acumulada en el abdomen: las personas que acumulan grasa en este sector tienen mayores probabilidades de acumular grasa en torno a sus órganos vitales. En la mujer el perímetro debe estar bajo 88 cm y en el hombre bajo 102 cm.
  6. Controle y conozca su presión arterial. Los niveles de presión arterial sistólica (máxima) varían entre 120-129 mmHg y la diastólica (mínima) entre 80 y 84 mmHg. Un rango más bajo también se considera normal, pero de ser alta, consulte con un médico.
  7. Conozca sus niveles de colesterol y glucosa en la sangre: cuando los niveles de colesterol son mayores a 200 mg/dl, corre el riesgo de sufrir un ataque cardíaco. El nivel normal de colesterol es menor a eso, mientras que los niveles altos son los que sobrepasan los 240 mg/dl. Para conocer su situación, consulte a su médico.
  8. Maneje su ansiedad y evite estresarse: es sabido que las alteraciones emocionales pueden llegar a provocar infartos. En su mayoría, ocurre entre personas con dificultades para expresar sus emociones. Intente darse espacios para relajarse si se encuentra en contextos o situaciones muy estresantes.
  9. Consulte sobre su riesgo cardiovascular: para así saber qué grado de protección necesita, visite a su médico. Así, comprenderá a mayor profundidad su estado de salud y podrá tomar las decisiones adecuadas para mejorar su estado de salud.

 

 

Artículos relacionados:

 

Referencias

Fundación Española del Corazón. Factores de riesgo. Prevención, Factores de Riesgo. Disponible en https://fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular.html

Colesterol y riesgo cardiovascular. Prevención, Factores de Riesgo. Disponible en https://fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/colesterol.html

Dieta – Mala alimentación. Prevención, Factores de Riesgo. Disponible en https://fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/dieta-mala-alimentacion.html

Enfermedad periodontal. Prevención, Factores de Riesgo. Disponible en https://fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/enfermedad-periodontal.html

Estrés y ansiedad. Prevención, Factores de Riesgo. Disponible en https://fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/estres.html

Falta de ejercicio – Sedentarismo. Prevención, Factores de Riesgo. Disponible en https://fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/falta-ejercicio-sedentarismo.html

Hipertensión. Prevención, Factores de Riesgo. Disponible en https://fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/hipertension-tension-alta.html

Obesidad. Prevención, Factores de Riesgo. Disponible en https://fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/obesidad-abdominal.html

Tabaco y tabaquismo. Prevención, Factores de Riesgo. Disponible en https://fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/fumar-tabaco-tabaquismo.html

 

¿Este artículo fue útil? 11