sinusitis en ninos

Sinusitis en niños, ¿qué es y cómo prevenirla?

La sinusitis es una enfermedad que se presenta como complicación de un resfriado, especialmente en los niños. Es importante conocerla, saber identificarla para ser tratada a tiempo.

La sinusitis es una enfermedad de origen infeccioso o alérgico que afecta a las cavidades paranasales del rostro. Sus síntomas dependen de la edad del niño/a y la causa de la enfermedad, pero suelen incluir tos con “flemas”, abundante mucosidad verdosa y dolor en la cara.

¿Qué es la sinusitis?

La sinusitis es una inflamación de la mucosa que recubre la cavidad paranasal del rostro. Esta puede ser de origen infeccioso (bacterias, virus u hongos) o alérgico, y puede afectar a los menores desde edades muy tempranas, especialmente a aquellos que asisten a salas cuna, tienen hermanos mayores, tienen rinitis alérgica o no alérgica, presentan inmunodeficiencia o alguna alteración anatómica.

De acuerdo con su intensidad y duración, la sinusitis se puede clasificar en: aguda, cuya duración es de entre 10 a 30 días; subaguda, de entre 30 y 120 días de duración; crónica cuando la enfermedad persiste por más de 3 meses y se caracteriza por alta congestión nasal acompañada de tos, dolor de cabeza y mal aliento; y recurrente, cuando existen recaídas y la enfermedad persiste.

¿Cuáles son sus causas?

La sinusitis puede ser de origen infeccioso, siendo causada por virus, bacterias u hongos, o ser consecuencia de un cuadro (signos y síntomas) alérgico. Las sinusitis infecciosas se presentan cuando las aberturas paranasales se bloquean o se acumula un exceso de mucosidad, favoreciendo la proliferación de diversos gérmenes.

En los niños, la mayoría de las sinusitis son consecuencia de alguna complicación del cuadro respiratorio alto, como por ejemplo resfríos comunes mal cuidados.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas de la sinusitis dependen de la edad del niño y la severidad del cuadro. Los signos más frecuentes son la tos persistente y con producción (flemas), abundante y permanente mucosidad verdosa y dolor en la cara. En niños mayores los síntomas pueden también abarcar la sensación de estar tragando algo, el dormir mal y un signo que en algunos casos se presenta es la fiebre alta de varios días de evolución.

En caso de diagnóstico tardío, la enfermedad puede complicarse y derivar en una sinusitis crónica, a pesar de que es poco frecuente en niños. La sinusitis crónica se caracteriza por secreción nasal purulenta, dolor y alta sensibilidad en los senos paranasales (espacios que se encuentran en los huesos que rodean la nariz) y descarga posterior de mucosidad por más de 4 semanas.

¿Cuándo consultar a un pediatra?

Si se sospecha o se evidencian algunos de los síntomas de sinusitis es importante consultar con un especialista, especialmente si:

  • Los síntomas perduran más de 10 días.
  • Existe dolor de cabeza intenso que no se alivia con el tratamiento.
  • Existe fiebre alta que no mejora con el paso de los días.
  • Los síntomas persisten a pesar de haber seguido el tratamiento indicado.
  • Se presentan cambios en la visión durante el cuadro de sinusitis.

¿Cuáles son los tratamientos?

El pediatra recomendará el mejor tratamiento en base a los antecedentes y estado del niño y la causa de la enfermedad. En gran parte de los casos, el especialista realizará lavados nasales para facilitar la eliminación de las secreciones de los senos paranasales.

Afortunadamente, la sinusitis es fácilmente tratable con los medicamentos adecuados. Los tratamientos usuales incluyen antibióticos si la infección es de origen bacteriano. La enfermedad desaparece al cabo de unos días si es causada por virus, por lo que el profesional indicará remedios tales como descongestionantes y antiinflamatorios para el alivio sintomático de la enfermedad.

En caso de sinusitis crónicas, el especialista puede evaluar la necesidad de realizar cirugía para mejorar el drenaje del seno paranasal.

¿Cómo prevenir la sinusitis?

La manera más eficaz de prevenir la sinusitis en niños es evitar el contagio de resfriados y gripe y tratarlos de forma oportuna para evitar complicaciones. Además, es muy importante mantenerse al día con las vacunas que protegen de enfermedades respiratorias.

Asimismo, se recomienda evitar el humo de leña, parafina y cigarrillo, beber bastante líquido, tratar las alergias de manera rápida y pertinente, y el lavado de manos del niño y las propias en caso de mantener contacto con el menor.

En resumen, la sinusitis es una enfermedad de origen infeccioso o alérgico que se presenta cuando la mucosidad de las cavidades paranasales se inflama. Sus síntomas dependerán de la edad del niño y de la causa de la enfermedad, pero suelen incluir tos con flemas, mucosidad verdosa y dolor en el rostro. Afortunadamente, no suele causar muchas complicaciones si se detecta a tiempo. La clave está en la prevención y cuidado de resfríos y gripes, que al descuidarse pueden llevar a la sinusitis.

*El contenido de este artículo sólo cumple la función de informar, no sustituye ni reemplaza el consejo y/o las órdenes del médico tratante relacionadas con su salud, tratamiento o medicamentos que hayan sido recetados.

 

Artículos relacionados: 

 

 

Referencias

Medline. Sinusitis. 25 de mayo de 2016. https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000647.htm (último acceso: 20 de agosto de 2018).