corazón marcapasos

Cuando el sistema eléctrico del corazón se enferma



La función principal del corazón es bombear sangre para que circule a través de los vasos sanguíneos transportando oxígeno y nutrientes a todas las células del organismo. Esta acción la realiza en dos tiempos: una fase de contracción (sístole), seguida por una de relajación (diástole), para poder llenarse de sangre antes de una nueva contracción.

Así como cualquier otro músculo, el corazón necesita recibir impulsos eléctricos para contraerse y relajarse, los cuales poseen un sistema de conexiones nerviosas que funcionan de manera autónoma y que mantienen la frecuencia cardiaca.

Cuando se daña alguna parte de este sistema eléctrico, el corazón puede latir de forma lenta o irregular. Para resolver este problema se han desarrollado unos dispositivos externos, conocidos marcapasos cardíacos, capaces de enviar impulsos al corazón para que mantenga su ritmo normal.

¿Qué es un marcapasos?

Es un pequeño dispositivo de estimulación cardiaca que se implanta en el pecho con un

procedimiento quirúrgico para ayudar a controlar los latidos.

La razón más común por la que las personas utilizan un marcapasos es porque el corazón late demasiado lento (bradicardia) o se detiene, lo que provoca desmayos u otros síntomas. En algunos casos, también se usa para prevenir o tratar un latido cardíaco demasiado rápido (taquicardia) o irregular.

Están compuestos por una batería, un generador de impulsos eléctricos y electrodos, cuyo número es variable, porque dependerá de la zona del corazón que se necesita estimular.

Existen dos tipos de marcapasos:

  • Transitorios: el generador no está implantado en el paciente. Pueden ser transcutáneos o intravenosos y se utilizan únicamente en urgencias médicas.
  • Permanentes: el generador se implanta subcutáneamente con una pequeña incisión debajo de la clavícula izquierda y se introduce el cable a través de una vena cercana hasta la aurícula o ventrículo derecho (dependiendo del tipo de trastorno que se está tratando). Cuando el cable está en el lugar correcto se conecta al marcapasos.

Uno de los temores de los pacientes es la duración de la batería. Esta depende, en gran medida, de:

  • El tipo de trastorno por el que se indicó
  • Las funciones que tenga programadas
  • El estado de los cables.

Por lo general, un marcapasos moderno, con los cables en buen estado, puede operar sin problemas entre ocho a diez años. De todas formas, durante las revisiones periódicas con el médico tratante, además de comprobar la integridad del sistema, revisará el estado de la pila, la que cuando está llegando a cumplir con su vida útil envía una alerta al programador para evaluar un recambio de dispositivo.

Las personas portadoras de un marcapasos pueden llevar una vida prácticamente normal. Lo importante es cuidar el aparato y seguir un estilo de vida saludable.

 

Referencias

  • Glikson M, Nielsen JC, Kronborg MB, et al. 2021 ESC Guidelines on cardiac pacing and cardiac resynchronization therapy. Eur Heart J. 2022 May 1;43(17):1651.
  • Abbott N, Bender A, Henrikson C, Miller J, Nazer B, Balaji S. Adverse device-device interaction between pacemaker and subcutaneous implantable cardiac defibrillator. Pacing Clin Electrophysiol. 2021;44(11):1944-1948.
  • Living With a Pacemaker. https://www.nhlbi.nih.gov/health/pacemakers/living-with
  • Pacemaker. https://www.mayoclinic.org/tests-procedures/pacemaker/about/pac-20384689
  • Guía del paciente portador de marcapasos. https://www.aemps.gob.es/publicaciones/publica/docs/guia_portador_marcapasos.pdf

 

Artículos relacionados