como cuidar nuestra vision

¿Cómo prevenir la conjuntivitis y cuidar nuestros ojos?

¿Este artículo fue útil? 0



Más allá de la molestia que causa la conjuntivitis, es importante conocerla para evitarla y cuidar la salud de nuestros ojos. ¿En qué consiste esta enfermedad y cómo prevenirla?

La conjuntivitis es una enfermedad que afecta a la conjuntiva, una capa transparente del ojo, inflamándola y causando molestias, comezón y enrojecimiento. Esta tiene distintos orígenes que determinan también su tratamiento. Generalmente no presenta complicaciones y suele desaparecer después de algunos días, por lo que si persiste o agrava es importante consultar con un profesional de confianza.

 

¿Qué es la conjuntivitis?

La conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva, una capa transparente de tejido que cubre el ojo y la parte interna de los párpados, la cual se vuelve notoriamente roja debido a la dilatación de los vasos sanguíneos. La conjuntivitis infecciosa es muy contagiosa, por lo que es de suma importancia mantener la higiene de la zona afectada y manos.

Conforme a su origen se distinguen distintos tipos de conjuntivitis. La conjuntivitis infecciosa es desencadenada por distintos virus y bacterias que ingresan al ojo. Por su parte, la conjuntivitis alérgica es la reacción natural del cuerpo ante las sustancias alergénicas, no es contagiosa y es más común en ciertas estaciones del año (como la primavera).

 

¿Cuáles son sus causas?

Las causas de la conjuntivitis son variadas e incluyen virus, bacterias, alérgenos e inclusive cualquier sustancia extraña que ingrese al ojo.

Por una parte, las conjuntivitis infecciosas tienen su origen tanto en virus (especialmente el adenovirus) como bacterias, las cuales se propagan fácilmente pudiendo infectar a las demás personas. Las conjuntivitis alérgicas, en cambio, son el resultado de reacciones del cuerpo frente a sustancias que causan alergia tales como el polen de árboles, plantas, pastos y malezas, ácaros del polvo, moho u hongos y caspa de animales.

La conjuntivitis también puede ser causada por el contacto con sustancias irritantes como gases, humo, polvo o sustancias químicas, el ingreso de un cuerpo extraño al ojo o el uso de lentes de contacto durante un periodo prolongado.

 

¿Cuáles son sus síntomas?

A pesar de los distintos tipos de conjuntivitis los síntomas suelen ser más o menos comunes entre ellos. Estos incluyen el enrojecimiento de la parte blanca del ojo, la inflamación de la conjuntiva, lagrimeo del ojo, sensibilidad a la luz (que es más bien por queratitis o inflamación corneal), sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo, picazón, irritación, secreciones (pus o mucosidad) y costras en los párpados y/o pestañas. Una de las diferencias que se pueden establecer entre las conjuntivitis virales y bacterianas es que las secreciones de las primeras suelen ser más acuosas, mientras que las de origen bacteriano presentan pus amarillento más espeso que pueden provocar que los párpados se peguen.

Por su parte, las conjuntivitis alérgicas suelen afectar a ambos ojos y suelen estar acompañadas de otros síntomas de alergia, como picazón de nariz, estornudos, irritación de la garganta y asma.

 

¿Cuándo consultar con un especialista?

Es importante consultar con un médico oftalmólogo de confianza si es que se sospecha o evidencian algunos de los síntomas anteriormente mencionados, especialmente si:

  • Los síntomas duran más de 2 días.
  • Hay disminución de la visión de uno o ambos ojos.
  • Se presenta inflamación o enrojecimiento en los párpados o piel alrededor de los ojos.
  • Existe gran dolor en el ojo (u ojos) afectado(s).
  • Se presenta dolor de cabeza.

 

¿Qué tratamientos existen?

El tratamiento de la conjuntivitis dependerá de la causa de la enfermedad. Como medidas generales, los oftalmólogos suelen recomendar evitar el contacto con el humo, viento directo y aire acondicionado y limpiar las pestañas con regularidad, aplicando comprensas tibias y lágrimas artificiales.

Para las conjuntivitis de origen bacteriano es posible que el médico recete medicamentos como antibióticos (gotas o pomadas) que ayudarán a reducir la duración de la infección, las posibles complicaciones y el contagio. Las conjuntivitis virales, en cambio, suelen ser leves y desaparecer entre 7 a 14 días sin la necesidad de tratamiento.

Las conjuntivitis alérgicas suelen mejorar cuando se tratan las alergias y se elimina la sustancia que las causa. Algunos remedios para la alergia como antihistamínicos y ciertas gotas para los ojos pueden ayudar a mejorar los síntomas.

Es importante evitar la automedicación y la administración de antibióticos sin indicación ni supervisión médica puesto que pueden complicar el cuadro y perjudicar la salud.

 

¿Cómo prevenir las conjuntivitis infecciosas?

La conjuntivitis infecciosa es fácilmente prevenible si es que se toman las medidas de higiene adecuadas, especialmente si se está en contacto con alguien que padece la enfermedad. Algunas de estas incluyen:

  • Lavado frecuente de manos con agua y jabón, o en caso de no estar disponibles emplear un desinfectante de manos en base a alcohol.
  • Lavado de manos luego de entrar en contacto con personas infectadas o con artículos que esa persona haya ocupado.
  • Evitar tocarse los ojos con las manos sucias.
  • Cambiar las fundas de las almohadas frecuentemente.
  • No compartir cosméticos para los ojos, toallas ni pañuelos.
  • Manipular cuidadosamente y limpiar los lentes de contacto.

 

La conjuntivitis es una enfermedad común que afecta a la conjuntiva, inflamándola y causando ardor, comezón y enrojecimiento. Esta puede ser de origen infeccioso (virus o bacterias) o alérgico, por lo que los síntomas y el tratamiento variarán en base a ello. En la mayoría de los casos no genera grandes complicaciones y suele desaparecer después de un par de días. Si la conjuntivitis persiste, es importante consultar con un profesional para que evalúe el caso y entregue el tratamiento adecuado.

*El contenido de este artículo sólo cumple la función de informar, no sustituye ni reemplaza el consejo y/o las órdenes del oftalmólogo tratante relacionadas con su salud, tratamiento o medicamentos que hayan sido recetados.

 

Artículos relacionados: 

 

Referencias

Centers for Disease Control and Prevention. Conjuntivitis - Causas. 2 de octubre de 2017. https://www.cdc.gov/conjunctivitis/about/causes-sp.html (último acceso: 22 de agosto de 2018).

—. Conjuntivitis - Prevención. 2 de octubre de 2017. https://www.cdc.gov/conjunctivitis/about/prevention-sp.html (último acceso: 22 de agosto de 2018).

—. Conjuntivitis - síntomas. 2 de octubre de 2017. https://www.cdc.gov/conjunctivitis/about/symptoms-sp.html (último acceso: 22 de agosto de 2018).

—. Conjuntivitis - tratamiento. 2 de octubre de 2017. https://www.cdc.gov/conjunctivitis/about/treatment-sp.html (último acceso: 22 de agosto de 2018).

Fisterra. Conjuntivitis. 24 de marzo de 2010. https://www.fisterra.com/Salud/1infoConse/conjuntivitis.asp (último acceso: 22 de agosto de 2018).

Medline. Conjuntivits u ojo rosado. 20 de agosto de 2016. https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001010.htm (último acceso: 22 de agosto de 2018).

¿Este artículo fue útil? 0

Categorías

Temas de interés recientes